Granada, puro embrujo andaluz

Texto y fotografías - Alícia Bea

Washington Irving, Víctor Hugo, Chateaubriand, Ernest Hemingway, Federico García Lorca, Antonio Machado, William Shakespeare... Ante tantos y tantos genios de la literatura que nos han legado, en prosa o en verso, sus impresiones sobre esta ciudad, a esta viajera le resulta un poco complicado plasmar en un puñado de líneas el universo de sensaciones que supone visitar, vivir y sentir Granada. Una ciudad que tiene tanto que ofrecer al visitante que requiere una visita calmada, paso lento y una buena planificación para no olvidar ni uno de sus rincones. Una ciudad que nos administra su historia a cada paso entre cañitas y bandejas de pescadito frito, entre increíbles atardeceres y mágicas madrugadas. Ya lo dejó escrito el gran Federico: “Todas las ciudades tienen su encanto, Granada el suyo y el de todas las demás”.

Alhambra de Granada


Aquel que no quiera perderse ni un ápice de todo el potencial turístico de la ciudad tiene en el Bono Turístico a su mejor aliado. Con él, además de obtener descuentos en hoteles y restaurantes, el viajero podrá visitar los principales monumentos y espacios de Granada evitando las pesadas colas, utilizar el transporte público, y disfrutar de las magníficas panorámicas de la ciudad que ofrece el bus turístico.

Durante la semana de validez del bono, se puede realizar en cualquier momento una visita a cada uno de los distintos monumentos (incluidos Generalife y Alcazaba dentro del recinto de la Alhambra), según los horarios de apertura al público, excepto en el caso de la visita a los Palacios Nazaríes (Alhambra) que, debido al control de aforo existente en este espacio, habrá de realizarse en el día y hora elegidos en el momento de la reserva o compra del bono.

Nosotros ya lo tenemos y empezamos nuestra ruta de descubrimiento.

primer destino
La Alhambra

Ya con el bono en nuestros bolsillos emprendemos el descubrimiento de Granada. La primera cita, cómo no, nos lleva a la Alhambra. Nos han recomendado visitarla a primera hora de la mañana para poder disfrutar de todos sus rincones con calma, antes de que llegue la marea interracial de turistas, una especie de torre de Babel que cada día inunda este conjunto monumental declarado, junto al barrio del Albaicín, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Denominada así por sus muros de color rojizo (Qa'lat al-Hamra', Fortaleza Roja), la Alhambra está situada en lo alto de la colina de al-Sabika, en una privilegiada ubicación desde la que se domina toda la ciudad. Nuestra audioguía nos informa que la Alhambra fue mandada construir entre los siglos XIII y XV por los reyes de la dinastía Nazarí primero como fortaleza y después como palacio real.

Con la llegada del primer monarca nazarí, Mohamed ben Al-Hamar, y con la construcción del primer palacio, pasa a ser residencia real, marcando el inicio de su época de mayor esplendor. Así, a lo largo de los s. XIII, XIV y XV, la fortaleza se convierte en una gran ciudadela de altas murallas y torres defensivas que alberga dos zonas principales: la zona militar o Alcazaba, y la medina o ciudad palatina, donde se encuentran los impresionantes Palacios Nazaríes.



Estos últimos conforman, sin duda, una de las partes más bellas de este conjunto islámico medieval y encierran entre sus muros el refinamiento y la delicadeza del arte nazarí: bóvedas de mocábares, cúpulas, yeserías, azulejos, estucos… Y, cómo no, la presencia constante del agua que, incorporada como un elemento arquitectónico más, recorre los mármoles de las fuentes y discurre tranquila por los patios y jardines.

Durante su recorrido, pisaremos escenarios históricos como el Palacio de Comares, el Palacio de los Leones con su famosísimo patio, el Patio del Cuarto Dorado, la sala de los Abencerrajes, el Patio de los Arrayanes, y tantos y tantos rincones que el viajero deberá ir descubriendo por sí mismo.

De la época de los Reyes Católicos hasta nuestros días destaca la demolición de parte del conjunto arquitectónico por parte de Carlos V para construir el palacio que lleva su nombre, iniciado en 1527 por el arquitecto Pedro Machuca en el más puro estilo renacentista.


El Generalife

A principios del siglo XIV, los monarcas granadinos levantaron el Generalife, una residencia veraniega, rodeada de huertas y hermosos jardines, cuya visita hoy en día queda unida a la Alhambra pero que constituye un conjunto totalmente independiente.

Aquí todo es sencillo e íntimo, sin excesos, sin estridencias. Es el jardín árabe por excelencia, donde nada se deja al azar. El agua, las plantas, las flores, las acequias… Todo está dispuesto para recrear un espacio tranquilo y sereno, cuyo núcleo principal es el patio de la Acequia, con su conocidísimo estanque repleto de surtidores.





Más allá de la Alhambra

Además de la mundialmente conocida Alhambra, Granada esconde otra serie de bellezas árabes, cristianas, e incluso modernas que salpican cada uno de los barrios de la ciudad.

Empezando por el Albayzín, un estrecho y fascinante laberinto de calles empinadas que daba forma al antiguo barrio árabe de la ciudad, y donde se encuentra el Mirador de San Nicolás. Su doble visita es obligada: de día, para captar la mejor instantánea de la Alhambra, y antes de que anochezca para contemplar una de las puestas de sol más impresionantes de toda España. Y si hay suerte, con el sonido de una guitarra de fondo. Tampoco hay que olvidar los cármenes, pequeñas alquerías de sabor andalusí con hermosos jardines y tapias encaladas repletas de yedras y enredaderas, convertidas hoy en sede de museos y afamados restaurantes.

Aunque hay dos líneas de autobús que suben al Albayzín (el 31 y el 32), si no se tiene miedo a las cuestas lo mejor es ir andando, recorriendo la Carrera del Río Darro hasta el Paseo de los Tristes, entre hermosos edificios y con la presencia constante de la Alhambra a nuestra derecha.

Muy cerca de aquí está el Sacromonte, barrio emblemático donde los haya gracias a los típicos locales de flamenco y a sus cuevas habitadas. Aquí, entre chumberas y plantas de aloe vera, nació la zambra, una fiesta de cante y baile flamenco que se remonta al siglo XVI y, en concreto, a los rituales nupciales de los moriscos de la ciudad. Por las noches es constante el trasiego de autocares cargados de turistas, japoneses la mayoría, dispuestos a entregarse en cuerpo y alma al arte del flamenco.









Zona Centro

Fundada por los romanos, invadida por los musulmanes, reconquistada por los Reyes Católicos… Esta agitada historia ha dejado en Granada un rico legado cultural cuyas huellas podemos rastrear por toda la ciudad. Y ya que estamos en el centro, nada mejor que empezar por la propia Catedral (entrada por la Gran Vía).

Considerada como uno de los máximos ejemplos del purismo renacentista en España, en ella destaca la Capilla Mayor, de planta circular, con una espléndida cúpula y con pinturas de Alonso Cano. Junto a ella se encuentra la Capilla Real, erigida por orden de los Reyes Católicos que quisieron ser enterrados en la ciudad que tanta gloria había dado a su reinado. Obra maestra del gótico isabelino, una magnífica reja de hierro dorada separa los sepulcros reales del resto del templo. En la pequeña y austera cripta, reposan Los Reyes Católicos flanqueados por los sepulcros de Juana La Loca, Felipe el hermoso y el pequeño ataúd del príncipe de Asturias, D. Miguel.

Hablando de monumentos religiosos, aunque todas y cada una de las iglesias granadinas tienen su encanto, hay dos cuya visita es obligada. La primera de ellas nos conduce hasta el Monasterio de San Jerónimo -al igual que la Catedral también obra del arquitecto Diego de Siloé- para admirar la sorprendente riqueza de su capilla (dar más datos reduciría la capacidad de sorpresa del viajero). La segunda, al Monasterio de la Cartuja, que, aunque está un poco alejado de la zona centro, nos espera para mostrarnos una de las obras maestras del barroco español: su sacristía.

De vuelta a la zona de la Catedral y tras chafardear por las tiendecitas de la calle Alcaicería (antiguo bazar de seda), podemos hacer un alto en el camino en uno de los rincones más encantadores de Granada: la Plaza Bib-rambla. ¿Nuestra sugerencia? Tomar un buen vaso de leche rizada en el Gran Café Bib-Rambla, el más antiguo de la ciudad, o entrar en alguna de las muchas teterías que se nos cruzan al paso.

Llegados a este punto, lo mejor es olvidarse del plano y continuar paseando libremente por calles como Mesones, Alhóndiga, Puentezuelas, o bien, adentrarnos en una de las arterias principales de la ciudad: la Gran Vía. Aviso para noctámbulos: la gran población universitaria de Granada, con más de 60.000 alumnos de todo el mundo, garantiza 365 días al año de efervescente vida nocturna. La movida granadina se centra en los alrededores de la céntrica calle Elvira, Pedro Antonio de Alarcón y Plaza Nueva.

El Realejo

Conocido en el pasado como Granata al-Yahud o la Granada de los judíos, el barrio del Realejo es uno de los más antiguos de Granada y está situado a los pies de la Alhambra por su cara suroriental.

Entrar al barrio por arriba no es sólo históricamente recomendable, sino lo más sensato teniendo en cuenta lo empinado de sus cuestas. Entre sus principales puntos de interés se encuentran los jardines del Carmen de los Mártires, la casa de los Tiros, el auditorio Manuel de Falla que linda con la casa museo donde vivió el genial músico gaditano, las Torres Bermejas -fortaleza avanzada del recinto de la Alhambra-, sus corralas y la iglesia de Santo Domingo. Para reponer fuerzas, lo mejor es acercarse al Campo del Príncipe, centro neurálgico del barrio cuajado de bares, restaurantes y tabernas.

Y aquí concluye nuestro periplo por Granada. Y sí, como comentaba al principio de este viaje, no ha sido fácil en tan poco espacio tomarle el pulso a esta ciudad llena de vida. Ahora sólo queda haber despertado en el viajero las ganas de visitar, vivir y sentir el que es, sin ninguna duda, uno de los rincones más bellos de nuestra geografía.




















El Tapeo, algo más que una tradición

Sí, porque más que una tradición que se pierde en la noche de los tiempos, el tapeo en Granada es una forma de vida. Un acto social que se repite a diario a lo largo y ancho de la ciudad entre cervecitas y exquisitas tapas, muestras en miniatura de la excelente gastronomía granadina y andaluza.

Dada la amplísima oferta de bares, tabernas y restaurantes, en Granada no es difícil llevar a cabo el “arte del tapeo”, como lo definen los propios granadinos. De todos modos, aquí van algunas sugerencias:



Calle Navas: Una de las zonas más animadas para ir de tapeo donde se juntan vistantes y lugareños. Está situada en pleno centro de la ciudad, concretamente junto a la Plaza del Carmen.

Calle Elvira y Plaza Nueva: En pleno centro histórico, la calle Elvira discurre en paralelo a la Gran Vía hasta llegar a la Plaza Nueva. Ambientada desde primeras horas de la tarde por su proximidad con la Calderería y sus encantadoras teterías. Por la noche, es una de las zonas de marcha de la ciudad.

Campo del Príncipe: Tapear en las terrazas de esta plaza es un placer. Nos encontramos en el corazón del Realejo, antiguo barrio judío.

Plaza de Toros: Numerosos bares y restaurantes situados al abrigo de la plaza de toros.

Parque de las Ciencias vive la ciencia de forma amena y atractiva

Bajo el lema ‘Prohibido no tocar’, el Parque de las Ciencias es el museo más visitado de Andalucía. Inaugurado en Mayo de 1995, este museo interactivo, primero en su género en el sur de España, supone una importante oferta museística, que demuestra que acercarse a la cultura científica puede ser algo ameno y divertido.

La participación del visitante es esencial
Incluido en el Bono Turístico, el Parque de las Ciencias es un lugar para “hacer cosas”, tener experiencias, avivar el afán de aprender y ayudarnos a comprender mejor el mundo en que vivimos. Un espacio donde comprobar por nosotros mismos fenómenos físicos como el momento de inercia, la gravedad o el principio de Arquímedes; jugar con la luz y el sonido, comprender el Movimiento de la Tierra, el efecto invernadero o la explosión demográfica. Todo esto es posible gracias a su contenido permanente (Sala Biosfera, Sala Percepción, Al-Andalus y la Ciencia, Espacio Einstein, etc.) y a las exposiciones temporales que se programan.

Otros espacios expositivos de gran interés para el visitante son la Torre de Observación, con sus privilegiadas vistas sobre la ciudad, la sierra y el entorno de Granada; el taller "Rapaces en Vuelo", con demostraciones de vuelo libre; el Planetario, que con sus 110 proyectores que reproducen más de 7.000 estrellas nos brinda un apasionante viaje por el universo, los recorridos botánicos, el Jardín de Astronomía y el Mariposario Tropical.

En este último espacio, una sofisticada tecnología reproduce un ambiente tropical compuesto por plantas y mariposas vivas de esas regiones que nos permite observar el ciclo biológico completo de estos fascinantes insectos que ya volaban sobre la Tierra acompañando a los dinosaurios hace más de 100 millones de años.

Avda/ del Mediterraneo, s/n. www.parqueciencias.com
Horarios: Lunes cerrado. Martes a Sábado: de 10:00 a 19:00h.
Domingos, Festivos y Lunes víspera de festivo: de 10:00 a 15:00h.

Guía Práctica
Granada

Cómo llegar
El acceso a la ciudad puede realizarse por carretera, tren o avión.

El aeropuerto Federico García Lorca se encuentra a sólo 15 km de Granada por la autovía A-92 (término municipal de Chauchina).

Por carretera, la autovía A-92 la comunica con Sevilla en dos horas y media, y con Málaga en una hora y media, lo que la convierte en un excelente punto de arranque a la hora de visitar Andalucía.

La estación ferroviaria está ubicada dentro de la ciudad, muy céntrica (Avda. Andaluces s/n. Información y Reservas Nacionales: 902 24 02 02. www.renfe.es).

Desde la estación de autobuses parten cada día vehículos para cualquier destino en el territorio nacional (Ctra. Jaén, s/n. Tfno: 958 18 54 80 / 958 25 13 58).


Clima
Debido a los numerosas accidentes geográficos, la provincia de Granada ofrece unos contrastes climáticos enormes en una área relativamente pequeña. Dentro de su perfil climático, básicamente Continental, y a pesar de una temperatura media anual de 14,8ºC, el mes de enero ostenta una temperatura media de 6º, pero con valores máximos en los 20, mientras que agosto disfruta de una temperatura media de 25º, con máximos pasados los 40º. Hay un contraste marcado entre las largas duraciones de verano e invierno y la brevedad de primavera y otoño. Las lluvias caen principalmente entre los meses de octubre y mayo. En verano prácticamente no llueve.


Cómo moverser
Si vienes en coche te aconsejamos que lo aparques y que disfrutes a pie o en transporte público de todos los rincones de esta maravillosa ciudad. Existen numerosas líneas de autobuses y taxis, además del Bus Turístico (City Sightseeing) que te dejará en la entrada de los principales puntos turísticos de la ciudad.


Bono Turístico
A iniciativa del Ayuntamiento de Granada y con la colaboración de diferentes entidades públicas y privadas, existe un servicio de bono turístico que tiene como objetivo poder desarrollar todo el potencial turístico de la ciudad, facilitando la organización de las visitas y dando la posibilidad de descubrir monumentos y lugares que normalmente están fuera de los circuitos turísticos clásicos.

Este Bono facilita el conocimiento de estos lugares sin colas ni esperas, y con ventajas adicionales como descuentos en hoteles y restaurantes.

Al adquirir el bono turístico podrás visitar sin ningún coste adicional los siguientes monumentos: Palacios Nazaríes (En el día y la hora indicados en la tarjeta del bono). Alcazaba y Generalife (Alhambra). Catedral. Capilla Real. Monasterio de la Cartuja. Monasterio de San Jerónimo. Parque de las Ciencias. Información y venta anticipada: 902 100 095
www.granadatur.com www.cajagranada.es


Fiestas y celebraciones
Tres fiestas son claves en el calendario granadino: la Semana Santa, las Cruces de Mayo y el Corpus Christi. La primera se celebra en marzo o abril y en ella se pasean por la ciudad las imágenes religiosas guardadas en las iglesias el resto del año.

Las Cruces de Mayo, a principios de este mes, llenan las calles de Granada de color gracias a las flores que las adornan. Finalmente, la celebración del Corpus Christi tiene lugar en junio y corresponde a la feria local.


     
 
Hoteles en Granada Hoteles en Granada Granada Mapa de Granada
Ubicado en la Avenida de la Constitución, a un paso del centro neurálgico y de negocios y a escasos 3 minutos de la Gran Vía de Colón desde la cual se accede al Albayzín y a La Alhambra.
Granada, provincia de Andalucía situada a los pies de Sierra Nevada, en la confluencia de los ríos Genil, Darro y Beiro, y al borde de una fértil planicie, la Vega de Granada, rodeada por tres macizos montañosos.
 
   
     
Sitemap | Quiénes Somos | Mira Hoteles 2012